Cómo hacer la mudanza de tu cocina en un santiamén

En el artículo anterior os dimos algunos consejos para hacer la mudanza de vuestro dormitorio, y es el momento de pasar a otras habitaciones de la casa que suelen dar muchos problemas a la hora de empacar el mobiliario y los enseres de tu hogar antes del traslado. Pues bien, en este artículo os daremos algunos consejos para hacer la mudanza de vuestra cocina que seguro que os resultan muy útiles para no estresaros cuando tengáis que realizar esta tarea. ¡Vamos allá!

Algunos consejos para hacer la mudanza de tu cocina

 

Lo primero de todo es quitarte los vasos de encima, aunque tienes que tener cuidado de envolver estos artículos tan frágiles en plástico de burbujas o papel de regalo. Para una mejor protección, usa una caja de cartón de doble pared y llena la caja colocando los vasos siempre con la parte más ancha hacia abajo. Aunque deberías probar el peso de la caja de vez en cuando para asegurarte de que no sea demasiado pesada para levantarla. Por eso, lo mejor es usar cajas pequeñas o medianas. Y cuando hayas llenado la caja, pon almohadas, toallas o mantas en la parte superior (ya que hemos puesto la parte ancha de nuestra vajilla hacia abajo, ésa no debería correr peligro). ¡Ah! Y no te olvides de marcar la caja como “frágil”.

Vamos con los platos. Algo que la mayoría de la gente suele hacer mal es colocar los platos unos encima de otros. Esto es un error, ya que colocándolos de pie (o lo que es lo mismo, de lado), son mucho más resistentes. Si los colocas de esa manera sin duda resistirán mucho mejor los vaivenes del traslado. Lo suyo es envolver cada plato en papel burbuja o similar, pero si tienes muchísima vajilla que trasladar, simplemente divídela en grupos y envuelve cada grupo con papel burbuja. Antes de cerrar la caja, asegúrate de que los platos no se mueven dentro de la caja.

En cuanto a las ollas y las sartenes, comparado con los anteriores te resultará muy sencillo, ya que no tienes más que envolver con papel regalo o papel burbuja cada olla o sartén y apilarlas en una caja de tamaño mediano. No es necesario tanto cuidado, ya que a lo sumo lo que intentaremos evitar colocándole el papel regalo es que no sufran arañazos (algo que por ejemplo para las sartenes antiadherentes es un problema).

Por lo que respecta a la cubertería, deberás guardarla en una caja pequeña, envueltos en papel regalo para evitar arañazos. Aunque para evitar que puedas cortarte con los cuchillos afilados, lo ideal es comprar algunos protectores de cuchillos, fundas para cuchillos o similar. Además, deberías guardarlos con la cuchilla mirando siempre hacia delante y todos de la misma forma. Así sabrás localizarlos perfectamente dentro de la caja, para luego cogerlos con sumo cuidado.

Por último, olvídate de guardar en cajas tus artículos de limpieza o tus alimentos ya abiertos. No harán más que ocupar espacio y encarecer tu mudanza, por lo que simplemente mete en cajas todo aquello que aún no hayas abierto y no esté caducado. ¡Esperamos que estos consejos te hayan resultado útiles!