12 Cosas que aprendes cuando compras tu primera casa

Tomar la gran decisión de comprar tu primera casa es algo emocionante, pero antes de comenzar la búsqueda o acudir a decenas de inmobiliarias, aquí hay algunas cosas que debes saber. Hoy en Mudanzas Trecanser, te dejamos con 12 cosas que aprendes cuando compra su primera casa.

No puedes permitirte ninguna de las cosas deseabas

 

Has pasado meses viendo fotos con la decoración de tus sueños, el sofá exacto y la cocina ideal, pero ahora todo se reduce a no poder comprar estas cosas que no puedes pagar.

Los agentes inmobiliarios son persistentes

 

Los agentes inmobiliarios te llamarán todo el tiempo para mencionar nuevas propiedades, propiedades antiguas, propiedades que ya hayas visto, etc. Quieren que compres una de sus casas y te molestarán hasta que lo hagas.

Suenas más y más como tus padres cada día

 

Ahora comprendes la importancia de los seguros, los ahorros y todas esas otras cosas aburridas. ¡Te estás haciendo viejo!

No hay tal cosa como una casa perfecta para tu presupuesto

 

Seamos realistas, nunca vas a conseguir esa mansión de 5 habitaciones junto al mar con un garaje doble por 120.000€, ¿verdad?

Comprar una casa en tu ubicación preferida es cuestión de suerte

 

Si te gusta, entonces las probabilidades de que también les guste a los demás aumentan. Ser el comprador de una propiedad en una ubicación envidiable es más cuestión de suerte y velocidad que cualquier otra cosa.

Estás más dispuesto a vivir más lejos de la ciudad

 

Puedes comenzar a buscar propiedades en el centro de la ciudad, pero pronto te darás cuenta de que puedes conseguir más por tu dinero si te mudas más a las afueras.

El mercado inmobiliario es despiadado

 

Con más compradores que vendedores, las propiedades tienen una gran demanda, por lo que debes actuar rápidamente para evitar decepciones.

Los sitios web de propiedades se apoderan de tu vida

 

Constantemente verificas si surgen nuevas propiedades para que puedas ser el primero en ver y posiblemente enviar una oferta a esa propiedad soñada que un día aparecerá en tu móvil.

Nadie acepta una primera oferta descarada (a menos que tengas mucha suerte)

 

Si no preguntas, no ganas, pero si ofreces mucho menos del precio que pides, seguramente tendrás que negociar un poco.

Todos quieren ver tu casa, pero nadie quiere ayudar

 

La verdad del asunto es que la gente es entrometida, pero no les importa lo suficiente como para ayudar. No esperes que la gente visite tu casa hasta que la mudanza ya haya concluido.

De repente te invade el estrés típico de un amo de casa

 

Fregar los platos, barrer el suelo, hacer la cama, limpiar las estanterías… Cuando no era tu propia casa te permitías algo de desorden, pero ahora que eres propietario, ¡tu casa debe estar limpia como una patena!

Pero todo vale la pena sólo por pensar… “Tengo una casa”

 

A pesar de las facturas, la mudanza y el estrés, todo vale la pena sólo para poder pensar y decir: “Lo he conseguido. Por fin soy dueño de mi propia casa”.